SERVICIOS

Libro de crónicas y fotografía + 4 documentales cortos

 

RETO

Presentar los resultados del primer año de implementación de la estrategia de sustitución voluntaria de cultivos ilícitos diseñada en el Acuerdo de Paz con la FARC.

 

 

CLIENTE

Alta Consejería Presidencial para el Posconflicto y la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito

 

SOCIAL

 

 

  • CRÉDITOS

     

    Idea: Natalia Ramírez,

    Delio Aparicio

     

    Producción ejecutiva: Natalia Ramírez

     

    Dirección editorial: María Fernanda Márquez

     

    Coordinación operativa del proyecto: Arlen Siú Rodríguez

     

    Libro Vidas Sin Coca

     

    Cronistas:

    Delio Aparicio

    Óscar Bustos Bustos

    Fernando Cárdenas Hernández

    Margarita Isaza

    Lina Rincón

     

    Fotógrafos:

    Delio Aparicio

    Juan Manuel Barreto

    Natalia Botero

    Fabio Cuttica

    Camilo Rozo

     

    Fotografías desplegable:

    Nelson Cárdenas

     

    Diseño y diagramación:

    Amparo Carrizosa Bravo

     

    Corrección de estilo:

    Santiago Rojas Quijano

     

    Preprensa:

    Javier David Tibocha

     

    Realizadores de los documentales:

     

    Sergio Zaraza - Vidas sin coca, Caquetá

     

    Esteban Guerrero - Vidas sin coca, Putumayo

     

    Juan Carlos Zapata León -  Vidas sin coca, Antioquia

     

    Andrés Cortes - Vidas sin coca, Guaviare

     

- CRÓNICA, FOTOGRAFÍA Y VIDEO -

Vidas sin coca

 

En el año 2016, en medio de las negociaciones de paz con las FARC en la Habana se anunció que estaba terminado el Punto 4 del Acuerdo: 'Solución Definitiva al Problema de las Drogas Ilícitas'.  Nuestro país ha sido desde los ochentas el primer exportador de cocaína del mundo. La producción de coca no es un problema menor en nuestra cultura. Una realidad dramática frente a la cual ninguna estrategia antidroga en el pasado ha funcionado plenamente. Ni la erradicación, ni la fumigación con glifosato...

 

El anuncio de este punto del Acuerdo no generó más que escepticismo dentro de la gente. Intelectuales, periodistas, expertos apostaron a que no conduciría a nada. Nadie sustituiría su coca porque siempre ha sido ilegal y nunca pasada nada. El vacío que dejarían las FARC en la protección de los cultivos lo llenarían otras organizaciones criminales. Si el ejército iba a erradicar, igual los campesinos resembrarían porque para muchos no hay de qué otra cosa subsistir. Los principales escépticos eran los propios cultivadores.

 

En noviembre de 2016, después de los sobresaltos del Plebiscito, finalmente se firmó un Acuerdo de Paz ajustado en el Teatro Colón de Bogotá y en febrero de 2017 el programa de Sustitución de Cultivos Ilícitos se puso en marcha. Al 31 de diciembre de ese mismo año 24.550 productores habían iniciado sus procesos de erradicación voluntaria.  60.000 familias han entrado al programa en 14 departamento del país. Historias llenas de complejidades, sobresaltos, retos. Pero también historias con esperanzas y sueños que valdría la pena que los colombianos conocieran. Esto es lo que cuenta el libro y los 4 cortos documentales de Vidas sin coca. Las historia de la familia cocalera, del recolector, del químico que preparaban la base que ahora están tratando de vivir de otra manera. Un trabajo de crónica, fotografía y vídeo que nos lleva a conocer en profundidad lo que ha detrás del programa de sustitución voluntaria de cultivos ilícitos en en su primer año de funcionamiento.

 

Estos proyectos también le pueden interesar

+ 313 2963454 / Carrera 16 No. 86a - 47 Bogotá D.C, Colombia / ©Eljardíndelasdelicias 2017

- CRÓNICA, FOTOGRAFÍA Y VIDEO -

Vidas sin coca

______________________

 

SERVICIOS

Libro de crónicas,fotografía,video

 

CLIENTE

Federación Nacional de Cafeteros

 

 

En el año 2016, en medio de las negociaciones de paz con las FARC en la Habana se anunció que estaba terminado el Punto 4 del Acuerdo: 'Solución Definitiva al Problema de las Drogas Ilícitas'.  Nuestro país ha sido desde los ochentas el primer exportador de cocaína del mundo. La producción de coca no es un problema menor en nuestra cultura. Una realidad dramática frente a la cual ninguna estrategia antidroga en el pasado ha funcionado plenamente. Ni la erradicación, ni la fumigación con glifosato...

 

El anuncio de este punto del Acuerdo no generó más que escepticismo dentro de la gente. Intelectuales, periodistas, expertos apostaron a que no conduciría a nada. Nadie sustituiría su coca porque siempre ha sido ilegal y nunca pasada nada. El vacío que dejarían las FARC en la protección de los cultivos lo llenarían otras organizaciones criminales. Si el ejército iba a erradicar, igual los campesinos resembrarían porque para muchos no hay de qué otra cosa subsistir. Los principales escépticos eran los propios cultivadores.

 

En noviembre de 2016, después de los sobresaltos del Plebiscito, finalmente se firmó un Acuerdo de Paz ajustado en el Teatro Colón de Bogotá y en febrero de 2017 el programa de Sustitución de Cultivos Ilícitos se puso en marcha. Al 31 de diciembre de ese mismo año 24.550 productores habían iniciado sus procesos de erradicación voluntaria.  60.000 familias han entrado al programa en 14 departamento del país. Historias llenas de complejidades, sobresaltos, retos. Pero también historias con esperanzas y sueños que valdría la pena que los colombianos conocieran. Esto es lo que cuenta el libro y los 4 cortos documentales de Vidas sin coca. Las historia de la familia cocalera, del recolector, del químico que preparaban la base que ahora están tratando de vivir de otra manera. Un trabajo de crónica, fotografía y vídeo que nos lleva a conocer en profundidad lo que hay detrás del programa de sustitución voluntaria de cultivos ilícitos en en su primer año de funcionamiento.

 

________________________

 

COMPARTIR

 

 

TRABAJOS